BUSCAR
Publica ya tu nota de prensa

Escuela Ideo comienza una actividad de Observación Astronómica

04/12/2015 12:15 |
Escuela IdeoAstronomíaFormación

El colegio de Las Tablas, dentro de las sesiones de su Escuela Abierta Ideo orientadas a toda la comunidad, quiere divulgar el cielo

Madrid, 24 de septiembre de 2015 – Escuela Ideo, dentro de las sesiones de su Escuela Abierta Ideo, ha puesto en marcha una actividad sobre Observación Astronómica. En esta primera ocasión, la jornada ha contado con la participación de los alumnos de 1º ESO y tuvo como protagonista la Luna.

En la novena noche de su ciclo, las alumnas y los alumnos tuvieron la oportunidad de observar el gran Mare Imbrium, el cráter Platón, el conjunto de cráteres de Clavius y, sobre todo, el gran cráter Copérnico que aparece con mucho relieve por estar cerca del Terminador.

La observación fue dirigida por Rafael González, nacido en Madird en el año 1964, y que pertenece a la generación de aquellos jóvenes que pudieron disfrutar hace más de 30 años de la serie "Cosmos" de Carl Sagan. La semilla estaba sembrada y solo quedaba un paso: dirigir la vista hacia el cielo. Lo hizo a tiempo para el acercamiento del cometa Halley en 1986. Desde entonces ha simultaneado su afición a la astronomía con otras pasiones que llegaron y se fueron, pero la astronomía siempre perduró. Ha participado en un buen número de sesiones de divulgación astronómica junto con sus buenos amigos Antonio Peña (https://astronomiaconcuchara.wordpress.com/) y Jorge García (http://www.pbase.com/escilla).

Esta jornada tuvo lugar en la azotea de la Escuela Ideo sobre las 21:00 horas. Antes, a las 20:00 horas, González impartió una charla de introducción a la astronomía amateur junto a unos pequeños consejos prácticos para observar el cielo.

“Los astrónomos amateurs somos ciudadanos normales que nos gusta mirar el cielo y la maravillas que nos puede ofrecer”, comenzó González. “No somos astrólogos, ni brujos. Se pueden ver muchas clases de objetos en el cielo nocturno con un telescopio de aficionado: el Sol, la Luna, Júpiter Saturno, cometas y asteroides (cuando aparecen), estrellas dobles, nebulosas planetarias, cúmulos abiertos y globulares, nebulosas de gas y galaxias. La visión de estos objetos es muy sutil y requiere un ojo entrenado”, explicó. Nada de las fotos espectaculares que podemos ver por Internet, admitía.

Para el astrónomo aficionado “se empieza siempre con la astronomía visual, que es la más básica romántica y nos pone en comunión con la naturaleza. Muchos ya nos quedamos aquí. Pero otros, llevados por su deseo de ir más allá, empiezan a fotografiar el cielo nocturno. Esto requiere de un equipamiento muchísimo más caro y mucha técnica y perseverancia. Y, otros, se dedican a colaborar con los astrofísicos profesionales, ya que no lo pueden observar todo. Mucha, mucha recogida de datos de asteroides, estrellas variables y dobles vienen de los aficionados. Son datos muy valiosos, acumulados año tras año”, nos argumentó González.

Dio una serie de consejos a las alumnas y los alumnos de 1º de ESO de Escuela Ideo: Para empezar a introducirse en la afición, desterrad la idea de comprar un telescopio ya que no tenemos el criterio necesario para elegirlo. Huid de los telescopios de supermercado y de la publicidad de los aumentos. En su lugar, se puede invertir en unos asequibles prismáticos de 7x50 o 10x50, que además nos servirán para otras actividades. Las agrupaciones y las redes sociales cubren el hueco de ir formando al observador novel. Lo más inteligente es acercarse a ellas y mirar por los telescopios de los demás para decidir si se sigue con esta afición

La Luna nos acompaña en nuestra vida, parece que está ahí al lado, pero, sin embargo, está bastante lejos. Nos llevaría más de una vida ir allí "andando" pero sólo 4 días a los astronautas que la pisaron. La Luna es un satélite inusual en su tamaño en relación al planeta que orbita, si lo comparamos con los gigantes gaseosos (Júpiter, Saturno). Algunos por eso llaman al conjunto Tierra-Luna un "planeta doble".

“¿Qué se puede ver en la Luna con un telescopio?”, continuó González. “Sobre todo cráteres de impacto, que se mantienen inalterados durante millones de años ya que no hay atmósfera ni actividad geológica. También se pueden ver cordilleras, valles, fallas y grandes extensiones de lava oscura que los antiguos denominaron mares”, afirmó.


“Un truco para saber si la luna es creciente o menguante en el hemisferio Norte, dijo González, “es recordar que la Luna es una mentirosa. Si vemos una “D” es Creciente. Si vemos una “C” es Menguante (Decreciente). La temporada más cómoda para ver la luna es en Cuarto Creciente. Con luna llena no se ven detalles”, concluyó.

La noche que observamos la Luna pudimos observar el gran cráter Copérnico, de 93 Km de diámetro, con sus picos centrales. Ese cráter es el que captaron los móviles en sus fotos. También pudimos ver el Mare Imbrium y el cráter Cavios, muy viejo y de 225 Km de diámetro.
Escuela Ideo apuesta por una educación diferente para una sociedad más igualitaria. El centro educativo de Las Tablas quiere “formar personas felices, sanas, concienciadas y solidarias para la sociedad global de nuestro tiempo”.

Para más información sobre Escuela IDEO:
ESCUELA IDEO
c/Quintanapalla 10, 28050 Madrid
http://escuelaideo.edu.es/
91 752 33 43 – 629 446 486
hola@escuelaideo.edu.es
https://twitter.com/EscuelaIdeo
https://www.facebook.com/escuelaideomadrid

Etiquetas: Astronomía | Escuela Ideo | Observación | Actividad |
Empresa: Escuela Ideo
Nombre de contacto: Íñigo Pradas
Email de contacto: inigo@voilacomunicacion.com

NOTICIAS RELACIONADAS